Tuesday, March 07, 2017

Bukowski



"Últimamente
me ronda este pensamiento:
que este país
ha retrocedido
4 ó 5 décadas,
y que todo el
avance social,
los buenos sentimientos de
una persona hacia otra
se han borrado
y se han reemplazado por la
vieja
intolerancia de siempre.

Más que nunca
tenemos
egoístas ansias de poder,
desprecio por el
débil,
el viejo,
el pobre,
el desvalido.

Estamos reemplazando necesidad con
guerra,
salvación con
esclavitud.

Hemos desperdiciado
los logros,
nos hemos deteriorado
deprisa.

Tenemos nuestra Bomba,
es nuestro miedo,
nuestra vergüenza
y nuestra condena.

Ahora
se ha apoderado de nosotros
algo tan triste
que nos deja
sin aliento
y ni siquiera podemos
llorar".


("Putrefacción", Charles Bukowski)


* ilustración digital: Andrés Casciani
http://andrescasciani.com/


Thursday, February 09, 2017

Yupanqui


"Las penas y las vaquitas,
se van por la misma senda,
las penas son de nosotros,
las vaquitas son ajenas",

"Atahualpa Yupanqui" por Andrés Casciani
- acrílico sobre lienzo - 1 x 0,80 mts- 2014

Thursday, February 02, 2017

Ternura


"Ese instante que no se olvida
Tan vacío devuelto por las sombras
Tan vacío rechazado por los relojes
Ese pobre instante adoptado por mi ternura"
                                   (Alejandra Pizarnik)

"Sin título"ilustración por Andrés Casciani
- lápiz y tiza pastel sobre papel / 23 x 32 cms / 2017

Tuesday, January 24, 2017

Mediocridad


"Mediocridad" por Hugo Seleme
*ilustración digital: Andrés Casciani

El mediocre tiene la conciencia necesaria para advertir que no vale mucho, y la vanidad tranquilizadora de creer que los otros valen menos. Lo primero, le permite soportar la humillación y el maltrato, haciéndolo víctima propicia del atropello. Ve el castigo que se le infringe como una especie de expiación de su propia torpeza. Lo único que exige a cambio, y aquí es donde ingresa el segundo elemento vinculado con la vanidad, es que otros sean más humillados y maltratados que él. Si los otros valen menos, el castigo no puede ser idéntico. El mediocre no pretende estar bien – sabe que no lo merece – sino que otros estén peor. Su vanidad lo mueve a sobresalir, pero tiene conciencia de que sólo puede destacarse por hacer que desciendan quienes lo rodean.

El mediocre no aspira a tener mayores derechos. Quiere mantener los que posee con la única condición de que los otros no los adquieran o, si esto ya ha sucedido, los pierdan. El mediocre es conservador, sólo quiere proteger lo que ya tiene y percibe siempre en riesgo, porque íntimamente piensa que no lo merece. El mediocre está a favor de la jerarquía que lo ubica en su lugar subalterno, no aspira a tener lo que sus amos disfrutan sino sólo a que otros no posean lo que el ya tiene. Está en una eterna carrera donde lo que lo mueve no es llegar a la meta sino impedir que los otros lo hagan. No lucha por ganar sino para que pierdan los que están por debajo de él. Su auto-estima no se funda en lo que posee sino en lo que otros carecen.

La mediocridad representa un grave riesgo para los gobiernos democráticos e igualitarios. Lo que estos gobiernos muestran como logros – la igualación y ampliación de derecho – son para el mediocre amenazas. Como la ampliación de derechos propios no le interesa, ve con relativa indiferencia los logros que la democracia ofrece. Como la igualación de derechos va en contra de su convicción de que los demás son peores, el único fundamento de su pobre autoestima es puesto en riesgo. No importa cuánto aumente su poder adquisitivo, sus derechos y oportunidades. Si percibe que también está aumentando lo que recibe quien está por debajo de él, será un opositor feroz. Los gobiernos igualitarios y democráticos ponen en riesgo la jerarquía negativa que alimenta su auto-estima, donde lo mejor es no ser el que está peor.

Por el contrario, el mediocre se mostrará inclinado a apoyar gobiernos que cercenan sus propios derechos, recursos y oportunidades. Solo es necesario que el mediocre perciba que otros han sido más perjudicados que él. Estos gobiernos afianzan su autoestima y le aseguran su posición de dominio en la jerarquía negativa. No le interesa que los que están por encima hayan ampliado la brecha, ni que él mismo haya perdido, siempre y cuando los que están por debajo hayan descendido más que él. Los números alarmantes de pobreza, desempleo, recesión, que indefectiblemente producen los gobiernos que sostiene, no conmueven sino que refuerzan su apoyo.

Dado que su autoestima se funda en el resentimiento, mientras peor sea la situación general, mayor valor tendrán las migajas que definen su posición simbólica dentro de la jerarquía negativa. No le importará que su sueldo haya perdido poder adquisitivo, si sabe que hay muchos que ya no tienen trabajo. No le importará que ahora haya tenido que volver a hacer números para llegar a fin de mes, si sabe que hay otros que no tienen para comer. No le importará que el precio de la nafta aumente, si sabe que hay otros que ya no pueden comprar un vehículo. Tampoco lo conmoverá saber que las petroleras y sus socios nacionales han multiplicado sus ingresos, o que la quita de retenciones agropecuarias han beneficiado a quienes más tienen y explica la suba de lo alimentos, o que ha sido girado al exterior un monto de divisas equivalente al adquirido a través de los préstamos contraídos por el Estado durante el último año, porque lo que funda su autoestima es la distancia que lo separa de quienes están por debajo sin importar cuanto se alejen quienes están por encima.

En la sociedad jerárquica que engendra al mediocre, y que el mediocre se esfuerza por mantener, ser libre no consiste en que otros no ejerzan dominio sobre uno, sino en ejercerlo sobre los demás. Por esta razón, para el mediocre es indiferente que quienes se encuentran por encima le recorten recursos y derechos, siempre y cuando se garantice su situación de superioridad y dominio sobre quienes tiene por debajo. Para él, adicionalmente, cualquier intento de mejorar la posición de quienes están por debajo es percibida como una amenaza a su libertad. Dicho metafóricamente, el mediocre es el esclavo que se siente amo porque percibe que debajo de él hay otros esclavos.


La mediocridad de los que se sienten afortunados por los derechos que otros pierden es el combustible que prende fuego y reduce a cenizas a los gobiernos igualitarios, mientras alimenta el motor que mantiene en movimiento a los gobiernos conservadores e indecentes. A diferencia de otros años muchos no han podido salir de vacaciones porque sus bolsillos están más flacos y todo está más caro. Sin embargo están disfrutando, sudorosos, escondidos en sus madrigueras, espiando el verano por la ventana del televisor, con la alegría miserable de saber que otros están peor.

Friday, January 20, 2017

D´Carets



"Un Buen Día" disco de D Caret's. (2016)

* arte de tapa ilustrado por Andrés Casciani
diseño: Bruno Cervi


Adquirilo en http://www.cdbaby.com/cd/dcarets

Thursday, January 19, 2017

Blackstar


"El espíritu se elevó un metro y se hizo a un lado
Alguien más tomó su lugar, y valientemente exclamó
(Soy una estrella negra, soy una estrella negra)"
(David Bowie: "Blackstar")

"Blackstar" ilustración de Andrés Casciani
- lápiz y tiza pastel sobre papel / 23 x 32 cms / 2017

http://andrescasciani.com/

Sunday, January 15, 2017

Dónde


"No estaba con mi sombra,
no estaba con mis gestos,
más allá de las normas,
más allá del misterio,
en el fondo del sueño,
del eco,
del olvido.
No estaba.
¡Estoy seguro!
No estaba.
Me he perdido".
("Dónde" Oliverio Girondo)

. "Dónde" por Andrés Casciani
- lápiz y acrílico sobre papel / 23 x 32 cms / 2017

Friday, January 13, 2017

Tatuaje




Diseño e ilustración de tatuaje por Andrés Casciani.
Cliente: Pablo Aceña

*Interesados en encargos para contratar el servicio escribir a: andrescasciani@gmail.com

Wednesday, January 11, 2017

"Liberator & Vanguard" etiquetas ilustradas




"Liberator & Vanguard" ilustraciones de etiqueta y pintura para cava. Realizadas por Andrés Casciani para Bodega privada "Lindward Estates"
 2017





Orillas


"Las dos orillas
son siempre una,‭ ‬pero se sabe sólo al final,
después,‭ ‬después de naufragar entre ellas".
(Hugo Mujica "Sólo al final")

"Adri" por Andrés Casciani
- lápiz y tiza pastel sobre papel (21 x 29 cms)2017

http://andrescasciani.com/

Sin título



"Hay que acoger el fulgor de la ausencia,

reflejar
el don de lo que no está
en cada cosa que creamos".
             (Hugo Mujica - "El anuncio")

"Sín título" por Andrés Casciani
- lápiz y tiza pastel sobre papel (21 x 29 cms)2017

http://andrescasciani.com/

Monday, January 02, 2017

"Los Hijos de los Días" Galeano ilustrado por Casciani



Quiero agradecer a todos aquellos que siguieron, comentaron y compartieron las actualizaciones diarias de "Los Hijos de los Días" de Eduardo Galeano ilustrado por Andrés Casciani​. durante todo el año 2016. La obra siempre se completa en el espectador y su sensibilidad es el mejor de los "soportes" imaginables.

*Pueden ver la serie completa realizada para Puracultura​ en estas páginas y redes sociales:

https://www.facebook.com/andres.casciani/media_set?set=a.10153837022642929.1073741839.835667928&type=3

http://andrescasciani.blogspot.com.ar/search/label/Los%20hijos%20de%20los%20d%C3%ADas%20%28Galeano%20por%20Casciani%29

https://www.flickr.com/photos/andrescasciani/albums/72157663057234195

http://andrescasciani.tumblr.com/

https://twitter.com/AndresCasciani

https://es.pinterest.com/andrescasciani/los-hijos-de-los-d%C3%ADas-galeano-ilustrado-por-cascia/

Saturday, December 31, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 31/12


Diciembre 31

El viaje de la palabra

En el año 208, Serenus Sammonicus escribió en Roma un libro, “Asuntos secretos”, donde revelaba sus descubrimientos en el arte de la sanación.
Este médico de dos emperadores, poeta, dueño de la mejor biblioteca de su tiempo, proponía, entre otros remedios, un infalible método para evitar la fiebre terciana y espantar la muerte: había que colgarse al pecho una palabra y protegerse con ella noche y día.
Era la palabra “Abracadabra”, que en hebreo antiguo quería decir, y sigue diciendo:

“Envía tu fuego hasta el final”.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.


Friday, December 30, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 30/12


Diciembre 30

De música somos

“Cuando afino el oído escucho músicas que vienen de muy lejos, del pasado, de otros tiempos, de horas que ya no son y de vidas que ya no están.
Quizá las vidas nuestras están hechas de música.
En el día de la resurrección, mis ojos se abrirán nuevamente en Sevilla”.

(De Boabdil, último rey de la España musulmana)

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 29/12


Diciembre 29

El camino es el destino

Había sido copiosa la bebedera, diciendo adiós al año que pronto se iría, y andaba yo perdido en las calles de Cádiz. Pregunté por dónde se iba al mercado. Un viejo desprendió su espalda de la pared y muy desganadamente me respondió, señalando nada:

—Tú haz lo que la calle te diga.

La calle me dijo, y yo llegué.
Algunos miles de años antes, Noé había navegado sin brújula, ni velas, ni timón.
El arca se dejó ir, por donde el viento le dijo, y se salvó del diluvio.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Wednesday, December 28, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 28/12


Diciembre 28

Nostalgia del futuro

Oscar Niemeyer entró en el año 2007 con cien años de edad y ocho nuevas obras en ejecución.
El arquitecto más activo de todos no se cansaba de transformar, proyecto tras proyecto, el paisaje del mundo. Sus viejos ojos no subían al alto cielo, que nos humilla, pero estaban siempre nuevos para quedarse, gustosos, contemplando la navegación de las nubes, que eran su fuente de inspiración para las próximas creaciones.
Allá, en el nuberío, él descubría catedrales, jardines de flores increíbles, monstruos, caballos al galope, aves de muchas alas, mares que estallaban, espumas que volaban y mujeres que ondulaban y en el viento se ofrecían y en el viento se iban.
Cada vez que los médicos lo internaban en el hospital, creyendo que ya le había llegado la hora, Oscar mataba el aburrimiento componiendo sambas, que cantaba junto con los enfermeros.
Y así este cazador de nubes, este perseguidor de la belleza fugitiva, dejó atrás su primer siglo de vida, y siguió de largo.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 27/12


Diciembre 27

El viajero

Matsuo Basho nació destinado a ser samurai, pero renunció a las guerras y fue poeta. Poeta caminante.
Un mes después de su muerte, allá por el año 1694, ya los caminos de Japón extrañaban los pasos de sus sandalias de paja y las palabras que dejaba colgadas en los techos que le daban albergue.
Como éstas:

“Los días y los meses son viajeros de la eternidad. Así pasan los años.
Viajan cada minuto de sus días quienes navegan la mar o
cabalgan la tierra, hasta que sucumben bajo el peso del tiempo. Muchos viejos mueren en el viaje.

Yo sólo he sucumbido a la tentación de las nubes, las vagabundas del cielo”.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Monday, December 26, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 26/12


Diciembre 26

El viaje al mar

En los tiempos idos, los hijos del sol y las hijas de la luna vivían juntos en el reino africano de Dahomey.
Y juntos vivieron, abrazándose, peleándose, hasta que los dioses los apartaron y los condenaron a la lejanía.
Desde entonces, los hijos del sol son peces en la mar y las hijas de la luna son estrellas en la noche.
Las estrellas de mar no caen del cielo: desde el cielo viajan. Y en las aguas buscan a sus amantes perdidos.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 25/12



Diciembre 25

El viaje del sol

Jesús no podía festejar su cumpleaños, porque no tenía día de nacimiento.
En el año 354, los cristianos de Roma decidieron que él había nacido el 25 de diciembre.
Ese día, los paganos del norte del mundo celebraban el fin de la noche más larga del año y la llegada del dios Sol, que venía a romper las tinieblas.
El dios Sol había llegado a Roma desde Persia. Se llamaba Mitra.
Pasó a llamarse Jesús.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 24/12


Diciembre 24

¡Milagro!

En la Nochebuena de 1991, murió la Unión Soviética y en su pesebre nació el capitalismo ruso.
La nueva fe hizo el milagro: por ella iluminados, los funcionarios se hicieron empresarios, los dirigentes del Partido Comunista cambiaron de religión y pasaron a ser ostentosos nuevos ricos, que pusieron bandera de remate al Estado y compraron a precio de banana todo lo comprable en su país y en el mundo.
Ni los clubes de fútbol se salvaron.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 23/12


Diciembre 23

Resurrecciones

En 1773, la tierra tembló de hambre y en un par de días devoró a la ciudad, ahora llamada Antigua, que durante más de dos siglos había reinado en Guatemala y en toda la región.
Pero en las fiestas religiosas, Antigua se alza desde sus ruinas. Sus calles son alfombras de flores, flores que dibujan soles y frutas y aves de mucho plumaje, y entonces ya no se sabe si los pies que las caminan celebran el próximo nacimiento de Jesús o el renacimiento de la ciudad.
Los vecinos han tejido, manos pacientes, pétalo tras pétalo, hoja tras hoja, esos jardines callejeros, para que Antigua sea inmortal mientras dure la fiesta.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Thursday, December 22, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 22/12


Diciembre 22

La alegría de volar

Hay quienes aseguran que los hermanos Wright inventaron el avión, en estos días de fines de 1904, pero otros sostienen que Santos Dumont fue, un par de años después, el creador del primer aparato digno de ese nombre.
Lo único cierto de toda certeza es que trescientos cincuenta millones de años antes, unas alitas despuntaron en el cuerpo de las libélulas, y las alitas fueron alas que siguieron creciendo, durante algunos millones de años más, por las puras ganas de viajar.

Las libélulas fueron las primeras pasajeras del aire.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 21/12


Diciembre 21

La alegría de decir

Este día podría ser cualquier otro día.
De Enheduanna, no se saben los días.
Sí se sabe que hace cuatro mil trescientos años, Enheduanna vivió en el reino donde se inventó la escritura, ahora llamado Irak, y ella fue la primera escritora, la primera mujer que firmó sus palabras, y fue también la primera mujer que dictó leyes, y fue astrónoma, sabia en estrellas, y sufrió pena de exilio, y escribiendo cantó a la diosa Inanna, la luna, su protectora, y celebró la dicha de escribir, que es una fiesta, “como parir, dar nacimiento, concebir el mundo”.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Wednesday, December 21, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 20/12


Diciembre 20

El encuentro

La puerta estaba cerrada:
—¿Quién es?
—Soy yo.
—No te conozco.

Y la puerta siguió cerrada. Al día siguiente:
—¿Quién es?
—Soy yo.
—No sé quién eres.

Y la puerta siguió cerrada. Y al otro día:
—¿ Quién es ?
—Soy tú.
Y la puerta se abrió.

(Del poeta persa Farid al-din Attar, nacido en 1119, en la ciudad de Nishapur)

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.


Monday, December 19, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 19/12


Diciembre 19

Otra exiliada

A fines de 1919, doscientos cincuenta “extranjeros indeseables” partieron del puerto de Nueva York, con prohibición de regresar a los Estados Unidos.
Entre ellos, marchó al exilio Emma Goldman, “extranjera de alta peligrosidad”, que había estado presa varias veces por oponerse al servicio militar obligatorio, por difundir métodos anticonceptivos, por organizar huelgas y por otros atentados contra la seguridad nacional.

Algunas frases de Emma:
“La prostitución es el más alto triunfo del puritanismo”.
“¿Hay acaso algo más terrible, más criminal, que nuestra glorificada y sagrada función de la maternidad?”
“El Reino de los Cielos ha de ser un lugar terriblemente aburrido si los pobres de espíritu viven allí”.
“Si el voto cambiara algo, sería ilegal”.
“Cada sociedad tiene los delincuentes que merece”.
“Todas las guerras son guerras entre ladrones demasiado cobardes para luchar, que mandan a otros a morir por ellos”.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Sunday, December 18, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 18/12


Diciembre 18

Los primeros exiliados

Hoy, Día del emigrante, no viene mal recordar que Adán y Eva fueron los primeros condenados a emigrar en toda la historia de la humanidad.
Según la versión oficial, Adán fue tentado por Eva: fue ella quien le ofreció la fruta prohibida, y por culpa de Eva fueron los dos expulsados del Paraíso.
 Pero, ¿habrá sido así? ¿O Adán hizo lo que hizo porque quiso?
Quizás Eva no le ofreció nada, ni le pidió nada.
Quizás Adán decidió morder la fruta prohibida cuando supo que Eva ya la había mordido.
Quizás ella ya había perdido el privilegio de la inmortalidad, y Adán eligió compartir su castigo.
Y fue mortal, pero mortal acompañado.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

de la serie "Práctica"


Andrés Casciani junto a "Práctica" (acrílico sobre lienzo, 1 x 0,80 cms)
Mendoza,diciembre 2016

*fotografía: cortesía de Cecilia Caif


Saturday, December 17, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 17/12


Diciembre 17

La llamita

En esta mañana del año 2010, Mohamed Bouazizi venía arrastrando, como todos los días, su carrito de frutas y verduras en algún lugar de Túnez.
Como todos los días, llegaron los policías, a cobrar el peaje por ellos inventado.
Pero esta mañana, Mohamed no pagó.
Los policías lo golpearon, le volcaron el carrito y pisotearon las frutas y verduras desparramadas en el suelo.
Entonces Mohamed se regó con gasolina, de la cabeza a los pies, y se prendió fuego.
Y esa fogata chiquita, no más alta que cualquier vendedor callejero, alcanzó en pocos días el tamaño de todo el mundo árabe, incendiado por la gente harta de ser nadie.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.