Saturday, May 28, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 28/5


Mayo 28

Oswiecim

En el día de hoy del año 2006, el papa Benedicto, sumo pontífice de la Iglesia Católica, paseó entre los jardines de la ciudad que se llama, en lengua polaca, Oswiecim.
A cierta altura del paseo, el paisaje cambió.
En lengua alemana, la ciudad de Oswiecim se llama Auschwitz.
Y en Auschwitz, el Papa habló. Desde la fábrica de muerte más famosa del mundo, preguntó:
—Y Dios, ¿dónde estaba?
Y nadie le informó que Dios nunca había cambiado de domicilio.
Y preguntó:
—¿Por qué Dios se quedó callado ?
Y nadie le aclaró que quien se había quedado callada era la Iglesia, su Iglesia, que en nombre de Dios hablaba.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Friday, May 27, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 27/5


Mayo 27

Querido vagabundo

En 1963, murió Fernando.
Él era un libre. Era de todos, y de nadie era.
Cuando se aburría de correr gatos en las plazas, se echaba a callejear con sus amigos cantores y guitarreros, y con ellos rumbeaba hacia la música, sonara donde sonara, de fiesta en fiesta.
En los conciertos, era infaltable. Crítico de fino oído, sacudía el rabo si le gustaba lo que oía. Si no, gruñía.
Cuando lo capturó la perrera, una pueblada lo liberó.
Cuando lo pisó un auto, el mejor médico lo atendió, y en su consultorio lo internó.
Sus pecados carnales, cometidos en plena vía pública, solían ser castigados con pateaduras que lo dejaban maltrecho, y entonces las brigadas infantiles del club Progreso le prodigaban cuidados intensivos.
En su ciudad, Resistencia, en el Chaco argentino, hay tres estatuas de Fernando.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Thursday, May 26, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 26/5


Mayo 26
Sherlock Holmes murió dos veces
La primera muerte de Sherlock Holmes ocurrió en 1891. Lo mató su papá: el escritor Arthur Conan Doyle ya no pudo soportar que su pedante criatura fuera más famosa que él, y desde una altura de los Alpes arrojó a Sherlock al abismo. La noticia se conoció poco después, cuando se publicó en la revista Strand. Entonces el mundo entero se vistió de luto, la revista perdió a sus lectores y el escritor perdió a sus amigos.
No demoró mucho la resurrección del más famoso de los detectives.
Conan Doyle no tuvo más remedio que devolverlo a la vida.
De la segunda muerte de Sherlock, nada se sabe. En su casa de Baker Street, nadie atiende el teléfono. Ya le habrá llegado la hora, eso es seguro, porque de morir habernos, aunque llama la atención que nunca se haya publicado su necrológica en las páginas del Times.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Wednesday, May 25, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 25/5


Mayo 25

Herejías

En el año 325, en la ciudad de Nicea, se celebró el primer concilio ecuménico de la cristiandad, convocado por el emperador Constantino.
Durante los tres meses que duró el concilio, trescientos obispos aprobaron algunos dogmas necesarios en la lucha contra las herejías, y decidieron que la palabra herejía, del griego haíresis,que significaba elección, pasara a significar error.
O sea: comete error quien elige libremente y desobedece a los dueños de la fe.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 24/5


Mayo 24

Los herejes y el santo

En este día del año 1543, murió Nicolás Copérnico.
Murió mientras se ponían en circulación los primeros ejemplares del libro suyo que demostró que el mundo gira alrededor del sol.
La Iglesia prohibió el libro, por ser falso y contrario a las Sagradas Escrituras, envió a la hoguera al sacerdote Giordano Bruno, por difundirlo, y obligó a que Galileo Galilei negara haberlo leído y creído.
Tres siglos y medio después, el Vaticano se arrepintió de haber asado vivo a Giordano Bruno y anunció que iba a erigir, en sus jardines, una estatua de Galileo Galilei.
La emboada de Dios en la tierra se toma su tiempo para hacer justicia.
Pero al mismo tiempo que perdonaba a estos herejes, el Vaticano hizo santo al cardenal de la Inquisición Roberto Bellarmino, santo Roberto que estás en los cielos, que había acusado y sentenciado a Bruno y a Galileo.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 23/5

Mayo 23

La fabricación del poder

En 1937 murió John D. Rockefeller, dueño del mundo, rey del petróleo, fundador de la Standard Oil Company.
Había vivido casi un siglo.
En la autopsia, no se encontró ningún escrúpulo.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Sunday, May 22, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 22/5


Mayo 22

Tintín entre los salvajes

Hoy nació, en 1907, el dibujante belga Hergé, papá de Tintín.
Tintín, héroe de historieta, encarnó las virtudes civilizadoras de la raza blanca.
En su aventura más exitosa, Tintín visitó el Congo, que todavía era propiedad de Bélgica, y allí se rió mucho de las ridiculeces de los negros y se entretuvo cazando. Fusiló a quince antílopes, desolló a un mono para disfrazarse con su piel, hizo estallar un rinoceronte con un cartucho de dinamita y disparó a la boca abierta de muchos cocodrilos.
Tintín decía que los elefantes hablaban francés mucho mejor que los negros. Para llevarse un souvenir, mató a uno y le arrancó los colmillos de marfil.
El viaje fue muy divertido.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Saturday, May 21, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 21/5


Mayo 21

Día de la diversidad cultural

En 1906, un pigmeo cazado en la selva del Congo llegó al zoológico del Bronx, en Nueva York.
Fue llamado Ota Benga, y fue exhibido al público, en una jaula, junto con un orangután y cuatro chimpancés. Los expertos explicaban al público que este humanoide podía ser el eslabón perdido, y para confirmar esa sospecha lo mostraban jugando con sus hermanos peludos.
Algún tiempo después, el pigmeo fue rescatado por la caridad cristiana.
Se hizo lo que se pudo, pero no hubo manera. Ota Benga se negaba a ser salvado. No hablaba, en la mesa rompía los platos, golpeaba a quien quisiera tocarlo, era incapaz de realizar ningún trabajo, se quedaba mudo en el coro de la iglesia y mordía a quien quisiera fotografiarse con él. Al fin del invierno de 1916, tras diez años de domesticación, Ota Benga se sentó frente al fuego, se desnudó, quemó la ropa que le obligaban a vestir y apuntó al corazón la pistola que había robado.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Friday, May 20, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 20/5


Mayo 20

Un raro acto de cordura

En 1998, Francia dictó la ley que redujo a treinta y cinco horas semanales el horario de trabajo.
Trabajar menos, vivir más: Tomás Moro lo había soñado, en su Utopía, pero hubo que esperar cinco siglos para que por fin una nación se atreviera a cometer semejante acto de sentido común.
Al fin y al cabo, ¿para qué sirven las máquinas si no es para reducir el tiempo de trabajo y ampliar nuestros espacios de libertad? ¿Por qué el progreso tecnológico tiene que regalarnos desempleo y angustia?
Por una vez, al menos, hubo un país que se atrevió a desafiar tanta sinrazón.
Pero poco duró la cordura. La ley de las treinta y cinco horas murió a los diez años.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Thursday, May 19, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 19/5


Mayo 19

El profeta Mark

Mark Twain había anunciado:

—Yo llegué con el cometa Halley, en 1835. El cometa volverá en 1910, y yo espero irme con él. Sin duda, el Todopoderoso ha dicho: “He aquí dos anormalidades inexplicables. Han llegado juntas, y juntas se irán” .
 El cometa visitó la tierra en estos días de 1910. Twain, impaciente, se había ido un mes antes.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 18/5



Mayo 18

El viaje de la memoria

En 1781, Túpac Amaru fue descuartizado, a golpes de hacha, en el centro de la Plaza de Armas del Cuzco.
Dos siglos después, un niño descalzo lustraba zapatos en ese exacto lugar, cuando un turista le peguntó si conocía a Túpac Amaru. Y el pequeño lustrabotas, sin alzar la cabeza, dijo que sí lo conocía. Casi en secreto, mientras hacía su trabajo, murmuró:

—Viento es.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Tuesday, May 17, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 17/5


Mayo 17

La morada humana

Ya el siglo veintiuno lleva unos años caminando en el tiempo, y suman mil millones las gentes sin casa.
Buscando solución a este problema, los expertos están estudiando el cristiano ejemplo de san Simeón, que vivió treinta y siete años domiciliado en una columna.
En las mañanas, san Simeón bajaba, para rezar sus oraciones, y en las noches se ataba, en lo alto de la columna, para no caerse mientras dormía.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Monday, May 16, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 16/5


Mayo 16

Marche al manicomio

Los meros y otros peces,
los delfines,
los cisnes, los flamencos, los albatros,
los pingüinos,
los bisontes,
las avestruces,
los osos koalas,
los orangutanes y otros monos,
las mariposas y otros insectos
y muchos más parientes nuestros del reino animal tienen relaciones homosexuales, hembra con hembra, macho con macho, por un rato o para siempre.
Menos mal que no son personas: se salvaron del manicomio.
Hasta el día de hoy del año 1990, la homosexualidad integró la lista de enfermedades mentales de la Organización Mundial de la Salud.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Sunday, May 15, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 15/5


Mayo 15

Que mañana no sea otro nombre de hoy

En el año 2011, miles de jóvenes, despojados de sus tasas y sus empleos, ocuparon las plazas y las calles de varias ciudades de España.
Y la indignación se difundió. La buena salud resultó más contagiosa que las pestes, y las voces de los indignados atravesaron las fronteras dibujadas en los mapas.
Así resonaron en el mundo:

Nos dijeron “¡a la puta calle!”, y aquí estamos.
Apaga la tele y enciende la calle.
La llaman crisis, pero es estafa.
No falta dinero: sobran ladrones.
Los mercados gobiernan. Yo no los voté.
Ellos toman decisiones por nosotros, sin nosotros.
Se alquila esclavo económico.
Estoy buscando mis derechos. ¿Alguien los ha visto?
Si no nos dejan soñar, no los dejaremos dormir.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Saturday, May 14, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 14/5


Mayo 14

La deuda ajena

En el día de hoy de 1948, nació el estado de Israel.
Pocos meses después, ya había más de ochocientos mil palestinos expulsados, y más de quinientas aldeas demolidas.
Esas aldeas, donde crecían los olivos, las higueras, los almendros y los árboles frutales, yacen sepultadas bajo las autopistas, los centros comerciales y los parques de diversiones. Son muertas sin nombre. El Comité de Nombres de las nuevas autoridades ha rebautizado el mapa.
Ya poca Palestina queda. La implacable devoración del mapa invoca títulos de propiedad, generosamente otorgados por la Biblia, y se justifica por los dos mil años de persecución que el pueblo judío sufrió.
La cacería de judíos fue, siempre, una costumbre europea; pero los palestinos pagan esa deuda ajena.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Friday, May 13, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 13/5


Mayo 13

Para que cantes, para que veas

Para que veas los mundos del mundo, cambia tus ojos.
Para que los pájaros escuchen tu canto, cambia tu garganta.

Eso dicen, eso saben, los antiguos sabios nacidos en las fuentes del río Orinoco.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Thursday, May 12, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 12/5


Mayo 12

Los sismógrafos vivientes

En el año 2008, un terremoto feroz sacudió a China.
En China había sido inventado el sismógrafo, hacía diecinueve siglos, pero ningún sismógrafo avisó lo que se venía.
Los que sí avisaron fueron los animales. Los científicos no les prestaron la menor atención. Desde unos días antes de la catástrofe, multitudes de sapos enloquecidos se echaron a correr, rumbo a ninguna parte, y a toda velocidad atravesaron las calles de Miauzhu y otras ciudades, mientras en el zoológico de Wuhan los elefantes y las cebras embestían los barrotes de las jaulas y rugían los tigres y gritaban los pavos reales.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Wednesday, May 11, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 11/5


Mayo 11

El todero

Eugène François Vidocq murió en Paris, en 1857.
Desde que asaltó, a los catorce años, la panadería de su padre, Eugène fue ladrón, saltimbanqui, espadachín, soldado desertor, contrabandista, maestro de colegio loco por las niñas, ídolo de los burdeles, empresario, delator, espía, criminologo, experto en balística, director de la Sûreté Générale, la policía francesa de investigaciones, y fundador de la primera agencia de detectives privados.
Veinte veces se batió a duelo, y se fugó de cinco cárceles, convertido en monja o en mutilado de guerra. Fue un mago del disfraz, delincuente disfrazado de policía, policía disfrazado de delincuente, y fue amigo de sus enemigos y enemigo de sus amigos.
Sherlock Holmes y otros famosos detectives de la literatura europea debieron buena parte de sus habilidades a las trampas que Vidocq aprendió practicando el crimen, y que luego aplicó para combatirlo.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Tuesday, May 10, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 10/5


Mayo 10

El imperdonable

El poeta Roque Dalton era jodón y respondón. Nunca aprendió a callar ni a obedecer, y ejercía un desafiante sentido del humor y del amor.
En la noche de hoy del año 1975, sus compañeros de la guerrilla de El Salvador lo mataron de un balazo mientras dormía.
Criminales: los militantes que matan para castigar la discrepancia son tan criminales como los militares que matan para perpetuar la injusticia.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Monday, May 09, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 9/5


Mayo 9

Nació para encontrarlo

Howard Cárter nació en la mañana de hoy de 1874, y medio siglo después supo para qué había llegado al mundo.
Esa revelación ocurrió cuando encontró la tumba de Tutankamón.
Cárter la descubrió de puro porfiado, al cabo de años de mucho trajinar peleando contra el desaliento y los malos augurios de los expertos egiptólogos.
 El día del gran hallazgo, se sentó al pie de ese faraón de vida fugaz, ese muchacho rodeado de mil maravillas, y pasó horas y horas en silencio.
Y regresó muchas veces.
En una de esas veces, vio lo que antes no había visto: había unas semillas caídas en el suelo.
Las semillas llevaban tres mil doscientos años esperando la mano que las plantara.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Sunday, May 08, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 8/5


Mayo 8

El demonio de Tasmania

Es famoso en el mundo este monstruo diabólico, de fauces abiertas y dientes rompehuesos.
Pero el verdadero demonio de Tasmania no vino del Infierno: fue el imperio británico quien exterminó a la población de esta isla, vecina de Australia, con el noble propósito de civilizarla.
La última víctima de la guerra inglesa de conquista se llamaba Truganini. Esta reina despojada de su reino murió en el día de hoy de 1876, y con ella murieron la lengua y la memoria de su gente.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Saturday, May 07, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 7/5

Mayo 7

Los aguafiestas

En 1954, los rebeldes vietnamitas propinaron tremenda paliza a los militares franceses en su invulnerable cuartel de Dien Bien Phu. Y al cabo de un siglo de conquistas coloniales, la gloriosa Francia tuvo que salir corriendo de Vietnam.
Después, fue el turno de los Estados Unidos. Cosa de no creer: la primera potencia del mundo y de todo el espacio sideral sufrió también la humillación de la derrota en este país minúsculo, mal armado, poblado por pobres muy pobres.
Un campesino, lentos andares, palabras pocas, encabezó estas dos hazañas.
Se llamaba Ho Chi Minh, lo llamaban el tío Ho.
El tío Ho se parecía poco a los jefes de otras revoluciones.
En cierta ocasión, un militante volvió de una aldea y le informó que no había manera de organizar a esa gente:
Son unos budistas atrasados, se pasan todo el día meditando.
Vuelva y medite—mandó el tío Ho

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Friday, May 06, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 6/5

Mayo 6

Apariciones

El derrumbamiento de Wall Street había dejado sin trabajo al periodista Jonathan Tilove.
Pero en el año 2009, cuando Jonathan estaba vaciando su oficina en Washington, descubrió a la Virgen María en una mancha de café sobre el escritorio; y esa revelación le cambió la suerte.
En plena crisis, cuando ya nadie creía en los economistas, ni en los políticos, ni en los periodistas, más de uno había encontrado a la Virgen en un sándwich de queso, en una planta de espárragos o en una radiografía dental.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Thursday, May 05, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 5/5

Mayo 5

Cantando maldigo

En 1932, Noel Rosa grabó el samba ¿Quién da más?
Abreviada historia de un país que había sido enviado a remate:

¿Cuánto va a ganar el rematador que es también brasilero y en tres lotes vendió el Brasil entero?

Y un par de años después, Enrique Santos Discépolo retrató, en su tango Cambalache, el tiempo de la infamia en Argentina:

Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio, chorro, generoso, estafador.
Dale nomás, dale que va..

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.

Wednesday, May 04, 2016

Los hijos de los días - Galeano ilustrado por Casciani 4/5


Mayo 4

Mientras dure la noche

En 1937 murió, a los veintiséis años, Noel Rosa.
Este músico de la noche de Río de Janeiro, que en vida conoció la playa sólo por fotos, escribió y cantó sambas en los bares de la ciudad que los canta todavía.
En uno de esos bares un amigo lo encontró, a la nocturna hora de las diez de la mañana.
Noel tarareaba una canción recién parida.
En la mesa había dos botellas. Una de cerveza y otra de aguardiente de caña. El amigo sabía que la tuberculosis lo estaba matando. Noel le adivinó la preocupación en la cara, y se sintió obligado a dictarle una lección sobre las propiedades nutritivas de la cerveza. Señalando la botella, sentenció:
 —Esto alimenta más que un plato de buena comida.
El amigo, no muy convencido, apuntó a la botella de caña:
—¿Y esto ?
Y Noel explicó:
—Es que no tiene gracia comer sin alguna cosita que acompañe.

>> Fragmento contenido en el libro "LOS HIJOS DE LOS DIAS", de Eduardo Galeano, Siglo XXI, 2012.
>> Ilustración digital | Andrés Casciani.